1. TRES PASOS PARA CURAR Y CUIDAR QUEMADURAS LEVES
  • TRES PASOS PARA CURAR Y CUIDAR QUEMADURAS LEVES

    Tres pasos para curar y cuidar quemaduras leves

    Si bien las quemaduras leves son lesiones de fácil tratamiento, vale la pena tener en cuenta ciertas acciones para que se curen rápido y de manera correcta.

    Las quemaduras leves son una lesión común en la vida diaria. A pesar de que no implican gravedad, es necesario cuidarlas con productos especiales que permitan una cicatrización normal sin riesgos de infecciones. Este tipo de quemaduras se presentan generalmente en la cocina pues se produce cuando la piel tiene contacto corto con superficies muy calientes.

    Antes de manipular la herida, es recomendable que te laves muy bien las manos y, preferiblemente las desinfectes con gel antibacterial como el Alcohol Gel Aloe Vera Nexcare® para garantizar que la herida no se va a contaminar con microorganismos que puedan causar infecciones.

    Si en casa se presentan este tipo de quemaduras, recuerda que lo más importante es guardar la calma. Sigue estos tres pasos que te ayudarán a tratar las quemaduras y a minimizar los síntomas como el dolor y el ardor.

    1. Limpiar la lesión y aplicar frío (no hielo)

    Inmediatamente después de que la quemadura se produce, los expertos recomiendan poner el área afectada en agua fría sin hielo, pues el frío extremo puede aumentar la lesión del tejido. La zona en la que se presentó la quemadura se debe dejar en contacto con el agua fría por algunos minutos mientras la piel recobra su temperatura normal y el ardor extremo desaparezca. Una vez se ha normalizado, se puede proceder a lavar la quemadura con agua y jabón suave si en ella hay residuos de algún tipo, para evitar infecciones.

    2. Aplicar ungüento no antibiótico

    Una vez la quemadura está limpia, la piel un poco desinflamada y el ardor casi ha desaparecido, es recomendable aplicar algún ungüento no antibiótico sobre la lesión, pues pueden producir reacciones alérgicas en la piel, agravando la quemadura. Se recomienda optar por aplicar una capa delgada de vaselina o productos tópicos que contengan sulfadiazina de plata, este tipo de productos ayudan a aliviar el ardor, prevenir infecciones y favorecen la cicatrización.

    3. Cubrir la quemadura para evitar roces o infecciones

    Es recomendable proteger la herida del roce y de una posible contaminación. Para eso debes esperar un par de horas después de la quemadura para que esta seque completamente, pues si la cubres húmeda puede tardar un poco más la cicatrización. Antes de cubrirla, evalúa si la lesión se encuentra en un lugar de continuo roce con prendas de vestir o accesorios y si es muy grande. En caso de decidir cubrirla, te recomendamos usar Apósitos Transparentes Tegaderm® de Nexcare® que contribuyen a la recuperación de las quemaduras manteniendo un ambiente propicio para la cicatrización y protegiéndola de agentes externos.

    Con estos tres consejos podrás tratar adecuadamente una quemadura leve en casa. Recuerda que si se presenta fiebre, enrojecimiento exagerado de la zona afectada y hay un dolor intenso y constante, es recomendable que consultes con el médico.